26 may. 2013

Albóndigas de pollo

La receta de hoy es una de esas que me encantan porque son tradicionales en mi familia y han pasado de generación en generación, y yo la he aprendido de mi madre, aunque he de confesar que siempre ella le da ese toque especial que quedan tan ricas... Pero igualmente, yo también las hago a menudo y me hace mucha ilusión compartir la receta. 
He de apuntar que se pueden hacer con cualquier carne picada (ya sea de cerdo, ternera...) pero yo prefiero el pollo porque es menos graso y me gusta más el sabor.

INGREDIENTES: (Con estas cantidades salen unas 20 albóndigas)

-500 grs de carne picada de pollo
-1 huevo batido
-sal
-pimienta
-perejil
-2 dientes de ajo (picado muy fino o en polvo)
-Pan rallado (yo puse unas 7 cucharadas)
-harina (unos 70 grs)
-aceite para freír
-laurel
-agua
-un chorrito de vino blanco

PREPARACIÓN:

-Ponemos la carne picada en un bowl y la aplastamos con el tenedor. Agregamos la sal y pimienta, y removemos bien con el tenedor para integrar el sabor por toda la carne.
-Después agregamos el ajo picado muy fino (o en polvo) y el perejil, y volvemos a remover bien con el tenedor integrándolos por toda la carne.
-Ahora añadimos el huevo batido y ligamos con él toda la carne, hasta que lo absorba por completo. Si fuera necesario se puede añadir más huevos, pero yo con uno tengo suficiente.
-A continuación, vamos echando el pan rallado a cucharadas y removiendo la carne para integrarlo. La cantidad depende de la consistencia que la carne picada vaya tomando, se trata de que no se nos pegue a las manos. Yo normalmente con unas 6-7 cucharadas tengo suficiente.
-Cuando tengamos lista la carne picada, vamos formando bolitas con las manos y pasándolas por harina. A continuación, las freímos en aceite bien caliente.
-Una vez fritas, las ponemos en una cacerola, y vertemos el aceite que ha sobrado al freírlas sobre ellas. Añadimos un poco de agua hasta cubrir las albóndigas, sin excederse, y agregamos sal, perejil , un poco de ajo en polvo (opcional) y unas hojas de laurel, y dejamos cocer la cacerola tapada a fuego medio.
-Cuando estén casi cocidas y falten unos 10 minutos para el final, agregamos el chorrito de vino blanco.
El tiempo de cocción dependerá de la cantidad de albóndigas y de la temperatura. Lo ideal es que cuezan a fuego lento para que tomen mejor los sabores. Sabremos que están casi listas cuando se haya absorbido parte del caldo, pero hay que tener cuidado de que no se sequen.
Servir calientes y con la salsa que se ha formado en la cacerola.
Espero que os haya gustado la receta y hasta la próxima :)

4 comentarios:

  1. A mí también me gustan mucho de pollo, Cristina, y te han quedado genial. Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan las albondigas! Pero mi madre siempre las hace de cerd, le voy a decir que pruebe de pollo que seguro que etan igual de ricas y son mas sanas!
    Tienen una pinta estupenda!
    Un beso :3

    ResponderEliminar
  3. Deliciosas Cristina, nunca las he probado de pollo, de verdad, no sé por qué, pero ya no tengo pretextos, te quedaron fantásticas!
    UN beso

    ResponderEliminar
  4. Ana Isabel de http://recetariodeanabel me ha concedido un premio a blogs de menos de 200 seguidores y yo tengo que dar a otros este premio así es que te lo doy a ti. Espero que te guste.
    www.aliciaysusrecetas.blogspot.com.es

    ResponderEliminar