7 jun. 2012

Magdalenas de Nata con glasa de chocolate blanco

La receta de hoy es de unas magdalenas que hice hace ya tiempo pero que me gustaron mucho, pues su textura es muy suave y esponjosa, y el sabor muy bueno, además, fáciles de hacer y perfectas para un buen desayuno o una merienda. Para complementarlas un poco les añadí por encima una glasa que hice con chocolate blanco.
La receta la saqué de la página de Isasaweis.

INGREDIENTES:

-4 huevos
-250 grs de azúcar
-350 grs de harina
-100 ml de nata para montar 35% m.g.
-250 ml de aceite de girasol o de oliva suave
-1 sobre de levadura royal
-Ralladura de limón

Para la glasa:
-100 grs de chocolate blanco (1 tableta más o menos)
-2 cucharadas de leche


PREPARACIÓN:

-Batir los 4 huevos con el azúcar con la batidora eléctrica hasta que aumente el tamaño.
-Agregamos la ralladura de limón, el aceite de oliva y la nata, y volvemos a batir.
-A continuación, mezclamos la harina con la levadura y lo incorporamos a la mezcla, batiendo nuevamente hasta que quede todo perfectamente integrado y obtengamos una masa muy cremosa y sin grumos.
-Rellenamos los papeles para magdalenas hasta la mitad de su capacidad aproximadamente con la crema anterior, espolvoreando un poco de azúcar por encima; y lo más recomendable es meter estos papelitos en moldes de aluminio especiales para magdalenas o de silicona, y si no tenéis ninguno de los anteriores podéis utilizar flaneras de aluminio. De esta forma conseguiremos que las magdalenas suban bien al hornearse.
-Introducimos los moldes rellenos con la mezcla en la nevera durante unos 15 minutos y lo dejamos que repose.
-Después, nos queda hornearlas, en horno precalentado a 250 grados con calor arriba y abajo. Cuando las introduzcamos bajamos la temperatura a 210 grados y ponemos calor sólo por abajo. Dejamos unos 15 minutos, hasta que estén doradas.
-Por último, hacemos la glasa, fundiendo a fuego lento el chocolate picado en trozos pequeños o rallado con las 2 cucharadas de leche, hasta que se deshaga por completo. Cuando se haya enfriado,cubrimos la parte superior de las magdalenas con ella.
Las magdalenas se comen una vez se hayan enfríado, y además veréis que la glasa se ha quedado adherida a la magdalena y con textura más sólida.

1 comentario:

  1. Riquísimas con esa glasa por encima seguro! Besitos.

    ResponderEliminar