26 mar. 2012

Pan Relleno

Para hacer esta receta me inspiré en la del pan de jamón de la página Ver y Cocinar: La masa es la misma, sólo cambié el relleno. El resultado me encantó, es muy parecido al brioche, y aunque es una receta que requiere tiempo para poder hacerla, no resulta complicada. Además, podéis rellenarla de lo que queráis, queda bien tanto con rellenos salados como dulces.

INGREDIENTES:

Para la masa:
-250 grs de leche
-50 grs de mantequilla (o margarina)
-30 grs de levadura prensada de panadería (ó 1 sobre y medio si es la que viene liofilizada en sobres)
-1 cucharada pequeña de sal
-50 grs de azúcar
-500 grs de harina (yo utilicé mitad de harina de trigo normal y mitad de harina de fuerza)
- 1 cucharadita de mantequilla fundida (para pintar la masa por dentro)
-1 huevo batido (para pintar el pan por fuera)

Para el relleno:
-8 lonchas de mortadela siciliana
-8 lonchas de queso de fundir (tipo Tranchettes)

PREPARACIÓN
-Empezamos haciendo la masa, y para ello, deshacemos en el microondas la mantequilla hasta que quede líquida.
-La mezclamos con la leche, y removemos. A esta mezcla añadiremos el azúcar, la sal y la levadura (si es prensada), deshaciendola con las manos y después removiendo bien hasta que esté completamente deshecha y sin grumos. Si vemos que no se deshace bien, introducimos unos segundos en el microondas para proporcionarle un poco más de calor.
Si habeis utilizado levadura en polvo, se tiene que mezclar con la harina.
-En un bowl grande ponemos la harina, haciendo un hueco en el centro, donde verteremos la mezcla líquida anterior, y removemos con una cuchara de madera, hasta que se desprenda la masa de las paredes del bowl.
-Volcamos sobre una superficie enharinada y amasamos hasta tener una bola de masa homogénea, que dejaremos reposar 5 ó 10 minutos.
-Después del reposo, estiramos la masa con un rodillo hasta formar un rectángulo grande. Pintamos el rectángulo con la mantequilla fundida, y colocamos en la superficie las lonchas de mortadela y las de queso, unas encima de las otras, y enrollamos hasta que quede con forma de cilindro. Podéis doblar los extremos hacia abajo para que  quede mejor.
-Dejamos reposar aproximadamente una hora, a temperatura ambiente, a poder ser en un lugar un poco cálido y sin corrientes de aire, pues de esta forma la masa levará más rápido.
-Por último, pintamos con huevo batido el pan y horneamos en horno precalentado a 180º durante 20-25 minutos, hasta que veáis que está dorado, vigilándolo para evitar que se queme.

Os pongo un trozo partido para que comprobéis como queda por dentro, estaba muy jugoso. Se puede comer tanto caliente como frío, aunque para mi gusto está mejor caliente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario